Protocolo POLICE

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

Protocolo P.O.L.I.C.E

El protocolo PRICE como antecesor

PRICE es acrónimo de las palabras: Protect ( proteger) Rest ( descanso) Ice ( hielo) Compression (compresión) y Elevation ( elevación).

Se trata de un protocolo de tratamiento inmediato para las lesiones leves por traumatismos en el deporte, que viene utilizándose durante años con eficacia probada. Es a su vez una variación del original protocolo RICE. Existen otras variaciones como el PRINCE, añadiendo AINE’s, por ejemplo.

Todo preparador o entrenador debe de disponer de unos suficientes conocimientos en materia de primeros auxilios. Incluso de lo que se denomina SVB ( soporte vital básico) para atender a posibles situaciones de urgencia que puedan darse en el gimnasio o zona de entrenamiento.

La mayoría de las lesiones, durante el deporte, afectan a tejidos blandos, son de carácter leve o moderado y precisan raramente de atención médica. De todos modos una falta de atención o una atención incorrecta en los primeros momentos puede provocar un empeoramiento de la lesión.

Es por ese motivo que los entrenadores deben incluso de aleccionar a sus deportistas de cómo actuar ante una posible lesión. El protocolo POLICE es adecuado para ese cometido y debe de figurar como preceptivo en el “plan de emergencia” del centro deportivo ante situaciones de lesión.

El nuevo protocolo POLICE

Recientemente se han modificado los protocolos, debido a nuevos estudios que se van realizando en laboratorio sobre el efecto del reposo total sobre las extremidades lesionadas. POLICE es el acrónimo de Protect ( proteger) Optimal loading (carga óptima) Ice (hielo) Compression (compresión) y Elevation ( elevación)

Protección:

Protección del área afectada. Se refiere a una protección tanto en sentido amplio como más concreto. Es decir primeramente debemos protegernos de no volver a sufrir otra lesión, eso supone apartarnos del terreno de juego o pista, salir del camino o de la zona de riesgo donde nos hemos lesionado. La tensión por estar lesionado puede hacernos perder la atención sobre otras situaciones de peligro inmediatas. Luego evidentemente proteger la zona lesionada con elementos a nuestra disposición ( vendas, férulas, toallas, etc) para evitar que un movimiento o un golpe involuntario pueda agravar la situación. Evitar cualquier movimiento que cause dolor.

Carga óptima:

Con estas palabras se refiere a que, en base a las últimas tendencias, un descanso total no es recomendable, salvo las primeras 72 h. Con lo que a nivel de actuación de urgencia y durante esas primeras horas tras el traumatismo seguiremos aplicando la “R” de Rest ( descanso). ¿Dónde está la diferencia? Pues en que, prolongarlo a partir de ahí resultaría perjudicial. Muchas veces escuchamos la frase “descanso activo” pues en este caso también. Transcurrido ese plazo de seguridad tras el trauma es preciso comenzar a movilizar, ya que de lo contrario se producen cambios perjudiciales en la morfología tisular. Unos movimientos progresivos son mucho más beneficiosos para recuperar la fuerza y la reparación del tejido. Las tendencias en fisioterápia aconsejan esa movilización temprana para evitar que la recuperación sea más tardía y complicada por pérdida de tono muscular y endurecimiento de la zona lesionada (adherencias). Debido a que resulta importante dictaminar cual es la carga óptima que puede aplicarse a la zona lesionada, resulta indispensable que un profesional sea quien aplique o recomiende los movimientos para la rehabilitación. El término carga óptima también se refiere a aquellas posibles manipulaciones que, con fines terapéuticos se apliquen a la zona lesionada, como masaje, utilización de muletas, fajas u otros elementos. Estos elementos anteriormente relacionados con el descanso, pueden ejercer un papel importante en la movilización temprana. Caminar poco a poco ayudado de muletas , bastones u otros medios ayuda a que el músculo se recupere rápido y correctamente.

Hielo:

Uno de sus efectos es la reducción del metabolismo celular lo que nos va a beneficiar al disminuir el riesgo de extensión del tejido lesionado por falta local de oxigeno. La vasoconstricción provocará una reducción de la hemorragia y el edema en la lesión. También se produce la reducción del ciclo dolor-espasmo-dolor permitiendo que no se altere el flujo sanguíneo en el tejido no afecto circundante a la lesión. Además del conocido efecto analgésico que provocará una disminución del dolor actuando sobre el sistema nervioso. Podemos colocar hielo en forma de cubitos, bolsas de hielo ya preparadas, la bolsa de guisantes congelados ( muy popular) al poder adoptar la forma de la zona lesionada, etc. Siempre con la precaución de no colocarla directamente sobre la piel sino colocando una toalla o trapo para evitar posibles quemaduras por frio. Los tiempos de aplicación para el hielo oscilarán entre 15-20 min. repitiendo cada 10 min. durante dos horas entre tres y cuatro periodos al día en las primeras 48 horas.

Compresión:

Actuando de esta forma en el área lesionada procuraremos disminuir la presión hidrostática intramuscular debido a la extravasación de líquidos. Intentaremos con ello evitar la hinchazón. Utilizaremos, si es posible, bandas de gasa elásticas que debieran estar en todo botiquín para uso deportivo. Es bastante frecuente que la compresión ocasione cierta sensación de dolor, si este es de tipo pulsátil y excesivo cabe la posibilidad de que hayamos apretado demasiado el vendaje, por lo que conviene aflojarlo.

Elevación:

Colocar, siempre que sea posible, la extremidad o zona afectada por encima del nivel del corazón, evitará por una simple cuestión de presión hidrostática que la hinchazón sea excesiva, debido a la rotura de capilares. Además esta maniobra actúa favoreciendo el retorno de la sangre y linfa hacia el corazón y ganglios linfáticos disminuyendo el edema.

Referencias

- PROPUESTA DE TRATAMIENTO PARA ROTURA MUSCULAR DE ISQUIOTIBIALES EN ATLETA DE 200 M.L. JOSE MARIA MARTI CARSI. Efisioterapia, 17 nov. 2009

- PRICE needs updating, should we call the POLICE? C M Bleakley, P Glasgow, D C MacAuley , British Journal of Sport Medecine, sept 2011

- After Sports Injury Think POLICE, Nirschl Orthopaedic center for Sports medicine an Joint Reconstruction, Arligton Virginia

--Marianomoreno (discusión) 18:34 24 mar 2014 (CET)