Fatiga muscular

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

La fatiga muscular es la disminución variable del músculo para generar fuerza, generalmente ocasionada por el deporte. Consiste en una pérdida total o parcial , de las capacidades físicas del deportista. Provoca serias lesiones y debe ser prevenida. Es causada por la contracción y relajación muscular, que está controlada por la liberación y acumulación de iones de calcio en el interior de las fibras musculares. Existen numerosas causas para presentar fatiga muscular: agotamiento de los suministros en los músculos, contracción durante el ejercicio, disminución del glucógeno, acumulación de ácido láctico en el músculo, entre otros. Hay tres tipos de fatiga muscular: aguda, sobrecarga y crónica. Podemos evitar la fatiga muscular añadiendo en nuestra dieta: cereales, legumbres, frutas y verduras. También hay que evitar el alcohol y los azúcares simples. Además, hay que hidratarse para la recuperación del músculo.


La fatiga es la sensación de cansancio o agotamiento que se produce después de realizar un ejercicio físico. Las principales causas son el exceso de trabajo físico superando los límites de tolerancia tanto sea por elevados volúmenes del mismo o por utilizar cargas demasiado intensas, también se puede ser debido a la deficiencia en los descansos o a no respetar los períodos de reposo adecuados e incluso por una alimentación e hidratación incorrectas e insuficientes, todo ello llevará a una serie de estados, carencias y alteraciones fisiológicas como: - Disminución en las reservas energéticas como por ejemplo el glucógeno. - Acumulación de sustancias resultantes del metabolismo como el ácido láctico. - Cambios enzimáticos, electrolíticos, hormonales, celulares, etc.

 Síntomas: 

Cuando un deportista comete algunos de los errores descritos anteriormente su organismo comenzará a sufrir esas modificaciones fisiológicas y como consecuencia se podrán detectar los siguientes síntomas: - Sensación de cansancio incluso al realizar las acciones más simples y ligeras. - Pesadez muscular en ocasiones acompañada de molestias o pequeños dolores. - Alteraciones en el ritmo cardíaco y respiratorio. - Falta de coordinación en los movimientos y errores en la ejecución. - Deseo de dejar de realizar los ejercicios. Si el proceso de la fatiga es continuado y de debe a un sobreentrenamiento pueden presentarse signos como: - Irritabilidad y apatía. - Alteraciones en el sueño. - Pérdida de peso. - Descenso exagerado en el rendimiento. - Falta de concentración y atención.